Cosecha de amor

Cosecha de amor

ADN EMOCIONAL

Cosecha de amor

Primera Parte

La historia de hoy, es una de la historia que más feliz me hace recordarla, es una historia donde vi reflejada en ella, mi más infinito deseo…. porque el resultado fue una maravillosa cosecha de AMOR!!!… Muchas veces, nos cuesta descubrir cuáles son nuestros deseos más profundos,  crearlos, soñarlos, imaginarlos, aprender a proyectarlos. Escucharnos y conocernos, es una bendición y nos ayuda a trascender… Ella, trabajaba y estudiaba  fotografía, era una chica bonita y así, a primera vista, parecía una persona mayor de lo que realmente era. Siempre andaba como, con un ponchito arriba y al caminar, lo hacía con los hombros retraídos hacia adelante. Con su pareja, amaban  los animales, los caballos, los perros, los gatos, los patos, siempre estaban rodeados de animales. Estaban tratando de tener  un hijo, pero siempre los perdía. Ella, era contradictoria, por momentos quería, por momentos no sabía, quería,  pero los rechazaba, y si los rechazaba, era porque en realidad, no los deseaba, tal vez sea por miedo,  un miedo inconsciente, pero un miedo “inconsciente ancestral”. Todos tenemos sombras, pero no las queremos ver, nos da miedo y nos resistimos. Tener un deseo, significa, imaginarlo, soñarlo, amasarlo… proyectarlo, pero ella, en realidad,  tampoco se animaba a proyectar,  porque nunca había proyectado nada en su vida,  ni su trabajo, ni su estudio,  ni su nada, todo lo eligió su mama.  Ella, no tomaba decisiones en su vida, porque tampoco había aprendido a hacerlo. El tema era, que en realidad, ella no se animaba a encontrarse a si misma, y a adentrarse en las profundidades de su alma, para conocerse. Por  muchos años, tomo antidepresivos, y los anti depresivos no te permiten producir la melatonina, (una hormona) y a lo largo del tiempo, generan un efecto contraproducente,  te inhiben, no te permite crear, pierdes la capacidad de  sentir, dejas de ser vos mismo y por supuesto, no podes descubrir cuáles son, tus verdaderos deseos. Fue así, que un día,  ella empieza a dejar la medicación y empieza a sentir, y a entender porque debía dejarla, que la medicación le hacía mal, pero, si no la tomaba, temblaba y le agarraban ataques de pánico.  Así, es que de a poquito,  empezó a dejarla, cada tanto volvía a tomar, pero menos, y luego, la dejaba otra vez. Siempre estábamos conectados. Ella, también vino a  una cena-taller de bio descodificación…. Desprogramación…., hace años que hablamos y  hablamos, trabajamos mucho, hicimos hipnosis, trabajamos junto al marido de ella también, trabajamos el perdón, pero se resistía muchísimo. El ser madre, es biológico, esa biología que llevan las mujeres dentro, esa emoción biológica, hace que  prepares tu cuerpo para ser mamá. El tema es el tiempo, en que vos te convertir en mamá. Porque no aceptas… porque en realidad, vivimos a través del ego, atravesados por nuestras creencias y por un montón de cosas, que en realidad, no son reales, entonces no podemos escucharnos ni entendernos, no tomamos conciencia de cómo estamos viviendo porque NO VIVIMOS EL PRESENTE. Solo está, la ansiedad del futuro, o la angustia del pasado y nunca, nunca estamos parados en el presente, en cada emoción, por eso los que viven la adrenalina de un deporte extremo, en donde pensas que podes morirte o tal vez, alguien que haya perdido a alguien o haber pasado cerca de la muerte, puede valorar lo que es el presente. Por eso, en ese momento de pleno amor que le tocaba vivir, le mostraba que era el momento de elegirse. Y que si era madre, era desde el deseo, animándose a proyectar  un futuro exitoso y amasados con todo su ser… Y fue así, que llego ese gran momento, ese momento en donde ELLA desde lo mas profundo de sus entrañas, albergaría el principio y fin de su transformación amorosa, que le cambiaria el sentido de su vida para siempre. Era el momento de vivir el presente!!! Disfrutar  desde el primer momento, de ese gran proyecto de AMOR, de verlo real, de sentirlo, imaginarlo… visualizar, es disfrutar. ….. La llave del éxito de nuestros deseos, son nuestros pensamientos. El éxito de una persona,  es encontrar  el rumbo  a donde uno quiere ir, levantarse  cada día  con la creatividad  del deseo de su proyecto. Las personas que no son exitosas,  son las que viven  en estado  de víctima, culpando  a lo externo… son como un barco sin rumbo. Desear, imaginar, proyectar  fortalece  tu rumbo,  que es atraído  por tus deseos. Si proyectas con miedo, estarás limitándote,  al disfrute de tu deseo. Fuimos creados. Por eso, tenemos la creatividad para crear, para crear lo que quieras, sin límites!! Somos fértiles  de creación, si siembras con AMOR, tendrás tu cosecha de AMOR!!!

Ahora ese hermoso proyecto de amor, tiene dos años, juega, corre, salta, disfruta y dice MAMA!!!

Daniel Molina y Delia Fortunato.-

  • Categoría de la entrada:D / Interés