Cereales Integrales

Cereales Integrales

La Ing. Alejandra Garro en su columna del Magazine junto a Carina Villa

CEREALES INTEGRALES
¿Qué son los cereales integrales y qué los diferencia de las harinas blancas? Ventajas de consumirlos y los aportes que hacen a nuestro organismo. Un cambio sencillo en nuestra elección de compra para empezar a ALIMENTARNOS y no únicamente COMER POR COMER.

Considero que existe una gran diferencia entre ALIMENTARNOS y COMER. Esta diferencia estriba en que cuando COMEMOS solo lo hacemos para satisfacer nuestros placeres sensoriales, es decir, el placer que supone comer algo rico. Además, cuando COMEMOS, nos brindamos saciedad, es decir, llenamos nuestra panza, quedamos satisfechos.

Sin embargo, el acto de ALIMENTARSE incluye mucho más que eso. ALIMENTARSE significa que, además de conseguir placer y saciedad, incorporo también una mayor variedad de nutrientes que son fundamentales para el adecuado funcionamiento de nuestro organismo.

Así, podemos COMER alimentos que únicamente aportan las famosas CALORÍAS VACÍAS o bien podemos ALIMENTARNOS seleccionando alimentos que sean fuente de proteínas, grasas saludables, vitaminas o minerales.

Un cambio sencillo que podemos implementar para sumar nutrientes de calidad, es cambiar el consumo de harinas blancas (o refinadas) por harinas o cereales integrales.

¿Qué diferencia hay entre ambos? El cereal integral, conserva todos los componentes originales del grano que son 3: germen, endospermo y salvado o cáscara. En el germen encontramos nutrientes como grasas saludables, proteínas, hierro y algunas vitaminas. El salvado contiene fibras, hierro y algunas vitaminas como la riboflavina. El endospermo contiene, fundamentalmente, hidratos de carbono.

Cuando consumimos harinas blancas únicamente consumimos el endospermo del grano, es decir, hidratos de carbono los cuales son fundamentales para nuestro cuerpo, pero nos estamos perdiendo de incorporar las fibras, vitaminas, proteínas y el hierro que se encontraban en el germen y el salvado, los cuales han sido eliminados en el proceso de molienda de la harina blanca.

Es por eso que considero conveniente incorporar cereales integrales a nuestra dieta, para poder así aprovechar las ventajas de estos nutrientes que menciono, por ejemplo, la fibra aporta volumen a los platos y favorece el tránsito intestinal.

Respecto a la forma de cocción, es necesario tener en cuenta que los cereales integrales requieren o bien remojo previo o bien tiempos de cocción más prolongados debido a que la cáscara o salvado, es el componente más duro del grano por lo cual requiere mayor cocción para volverse más digerible.

Otra característica de las harinas o cereales integrales es que presentan una tonalidad más oscura que las variantes refinadas, esto se debe a que conservan el salvado o cáscara, el cual aporta ese color amarronado.

En cuanto a la compra, los cereales integrales como las harinas, arroz integral, etc. se consiguen fácilmente en dietéticas y también, muchas marcas comerciales reconocidas hoy tienen su variante integral, de modo que se pueden conseguir también en supermercado con mucha facilidad.

Hoy tenemos cereales integrales al alcance de nuestra mano, ¡no hay excusa! Anímate a probarlos y a darles la oportunidad de formar parte de tu dieta y la de tu familia.

Fuente: “Volvamos al campo” MANUAL DEL INGENIERO DE ALIMENTOS – Grupo Latino Editores.

  • Categoría de la entrada:D / Interés / Salud